La cara detrás de Moov.

¡Hola a todos! Permítanme presentarme.

Soy Miguel Viero y me dedico a impulsar un cambio de mentalidad en nuestra relación con la actividad física y la fisicalidad. A través de una práctica de movimiento holística.

Son más de 16 años dedicados a aprender, enseñar, explorar, equivocarme, desaprender, investigar, reaprender, en fin, a disfrutar y refinar el interminable y maravilloso proceso de aprendizaje-enseñanza del movimiento humano.

 

Me considero inquieto, curioso en extremo. Todo empieza en Brasil y una infancia muy activa. Me encanta jugar y los deportes, tanto que, cuando me toca elegir una carrera me decanto por la educación física. Me enamoro de la anatomía, biomecánica, fisiología, bioquímica, pero me aburro con la manera limitada y anticuada que presentan las disciplinas prácticas.

 

En 2008 me voy a Australia. Un curso de dos años de entrenamiento personal enfocado en entrenamiento funcional y terapias manuales me hace ver que hay vida más allá de las máquinas, series y repeticiones.
Ya durante el curso empiezo a impartir Boot Camps al aire libre y tener alumnos privados. Compaginados con las clases dirigidas (Les Mills) fijas que tengo en 3 gimnasios de la misma cadena (Fitness First). La inyección de ánimo que buscada cuando dejé Brasil.

 

Australia me hace descubrir otra pasión, trabajar con niños. Una alumna, que se convierte en una gran amiga, tiene una clínica de terapia ocupacional para niños con dificultad de aprendizaje y autismo, y me invita a colaborar con el equipo del programa de artes marciales. Los próximos dos años son llenos de aprendizaje y momentos inolvidables.

 

Esta experiencia me regala la amistad del instructor principal del programa Young Ho Bae, un coreano que practica Tae Kwon Do desde los 4 años de edad y me hace reencontrar mi cariño por las artes marciales y retomar la práctica que había dejado hace unos años.

 

A finales de 2011 llego a España. Un nuevo comienzo. Con una nueva mentalidad respecto a la actividad física y muchas ganas de ponerla en práctica. Pero el gran cambio de paradigma se haría esperar.

 

Cuatro años más tarde, en septiembre de 2015, buscando maneras alternativas de rehabilitación para curar una lesión encuentro a Ido Portal y la cultura del movimiento que cambia, una vez más, mi manera de ver y vivir la actividad física y elimina cualquier posibilidad de vuelta atrás.

 

Desaprender y reaprender pasan a ser prácticas diarias. El jugar y explorar el movimiento vuelven a tener su importancia y sentido dentro de mi práctica personal, así como, cambiar hábitos y disfrutar el proceso.

 

A mediados de 2016 nace Moov (alias Moov Method), un centro de movimiento donde imparto clases y talleres aportando mi grano de arena compartiendo información y transmitiendo conocimiento con cualquiera que esté dispuesto a probar nuevas maneras de cuidar y nutrir su cuerpo y mente, ayudándoles a desbloquear su verdadero potencial. Moov es mi laboratorio, donde puedo experimentar y explorar el movimiento y compartir mi pasión con mis alumnos.

 

La práctica de movimiento que promuevo y comparto con mis alumnos está basada en mis experiencias, en lo que me ha funcionado y servido, y por supuesto, también en lo que no. Nada de lo que digo, enseño y propongo son verdades absolutas. Invito a todos que experimenten todo, sin prejuicios y sigan explorando lo que creen les pueda servir.

 

Como decía Galileo; no puedo enseñar nada a nadie, solo puedo ayudarles a aprender por si mismos.

 

Mis principales influencias son Jozef Frucek y Linda Kapetanea (Fighting Monkey), Ido Portal, Jon Yuen y Tom Weksler.

 

miguel viero moov barcelona moov method

2 opiniones en “La cara detrás de Moov.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *